Ecosistemas naturales y antropogénicos

Durante el desarrollo histórico de la sociedad humana, en la lucha competitiva por la supervivencia, el hombre comenzó a crear ecosistemas antropogénicos en el entorno natural. Hoy, la humanidad está cambiando y destruyendo los ecosistemas naturales para satisfacer sus crecientes necesidades. Al mismo tiempo, la mayor parte de la humanidad vive en ecosistemas antropogénicos artificiales.

La principal fuerza impulsora de cualquier ecosistema es la energía. Los recursos energéticos de un ecosistema pueden ser inagotables sol, viento, marea y no renovables – combustible y energía (carbón, petróleo, gas, etc.). Usando combustible, una persona puede agregar energía a un ecosistema o incluso proporcionar energía completa. En base a las características energéticas se distinguen cuatro tipos de ecosistemas. En ecosistema.top/ te los presentamos:

1) natural, con energía solar, sin subsidio

2) naturales, con energía solar, subsidiados de otras fuentes naturales

3) impulsada por energía solar y subvencionada por el hombre

4) industrial-urbano, impulsado por la energía de los combustibles

Los dos primeros tipos de ecosistemas son naturales, el tercero y cuarto son antropogénicos.

El primer tipo de ecosistema incluye, por ejemplo, océanos abiertos, grandes áreas de bosques de montaña, lagos grandes y profundos. Estos ecosistemas son muy diferentes, pero todos reciben poca energía y son de baja productividad, a menudo carecen de nutrientes y agua. Dichos ecosistemas mantienen una baja densidad de organismos, pero son extremadamente importantes porque ocupa grandes extensiones (solo el océano cubre el 70% del globo terráqueo). Son la base que estabiliza y mantiene las condiciones para la vida en el planeta.

El segundo tipo incluye ecosistemas que utilizan fuentes adicionales de energía natural. La parte costera del estuario es un buen ejemplo de un ecosistema natural con energía extra de las mareas, el surf y la electricidad. El mar y las corrientes ayudan a que los minerales circulen y muevan los alimentos y los desechos más rápido, por lo que los estuarios son más fértiles que las áreas terrestres adyacentes que reciben la misma cantidad de energía solar. La energía auxiliar que aumenta la productividad puede presentarse en una amplia variedad de formas, por ejemplo, en una selva tropical en forma de viento y lluvia, en un pequeño lago en forma de un chorro de agua de un arroyo.

Los ecosistemas naturales existen sin costo para los humanos, además, crean una proporción significativa de alimentos y otros materiales utilizados por los humanos. Pero lo más importante, limpian grandes cantidades de aire, devuelven el agua dulce a la circulación, forman el clima, etc.

Los ecosistemas antropogénicos funcionan de manera bastante diferente. El tercer tipo de ecosistemas son los agroecosistemas que producen alimentos y otros materiales. Existen no solo usando la energía del sol, sino también subsidiándola en forma de combustible hecho por el hombre. Estos ecosistemas son similares a los naturales, porque el crecimiento y desarrollo de las plantas cultivadas es un proceso natural llevado a cabo por la energía solar. Pero la preparación del suelo, la siembra, la cosecha, etc. se basa en subsidios para la energía humana. Los agroecosistemas difieren principalmente de los ecosistemas naturales por su simplificación, así como una disminución en la diversidad de especies.

La situación es fundamentalmente diferente con el cuarto tipo de ecosistemas, los sistemas industrial-urbanos. Aquí, la energía de los combustibles reemplaza completamente a la energía solar y, en comparación con el flujo de energía de los ecosistemas naturales, su consumo en los ecosistemas urbanos es de dos a tres órdenes de magnitud mayor. La ciudad se asemeja a sistemas ecológicos como la cueva, el fondo marino y otras biogeocenosis, que dependen principalmente del aporte de energía y sustancias del exterior. Están total o parcialmente desprovistos de productores y, por lo tanto, se denominan heterótrofos.

Ecosistemas naturales y antropogénicos

Según las condiciones naturales y climáticas, existen tres grupos de ecosistemas naturales: terrestres, de agua dulce y marinos, y varios tipos de ecosistemas naturales.

La clasificación de los ecosistemas terrestres se basa en el tipo de vegetación natural (original). La distribución de los ecosistemas naturales terrestres en la superficie de la tierra está determinada por dos factores abióticos: la temperatura y la precipitación. Hay 9 tipos de ecosistemas terrestres: tundra, bosques de coníferas boreales, bosque caducifolio templado, estepa templada, praderas y sabanas tropicales, chaparral (áreas con inviernos lluviosos y veranos secos), desierto, selva semiperennifolia, selva tropical siempreverde verde.

La clasificación de los ecosistemas acuáticos se basa en características hidrológicas y físicas. Hay 3 tipos de ecosistemas de agua dulce: lento (agua estancada: lagos, estanques), lótico (agua que fluye: ríos, arroyos), humedales. Hay 4 tipos de ecosistemas marinos: mar abierto, aguas de plataforma continental (aguas costeras), áreas de afloramiento (áreas fértiles con pesca productiva), estuarios (estrechos, estuarios, estuarios).

Los principales tipos de ecosistemas antropogénicos incluyen agrocenosis y sistemas urbanos.

Las agrocenosis son ecosistemas artificiales resultantes de las actividades agrícolas humanas (tierras de cultivo, campos de heno, pastos).

Diferencias entre agrocenosis y biocenosis naturales:

  • Diversidad de especies pequeñas
  • Cadenas de suministro cortas
  • Circulación incompleta de sustancias
  • La fuente de energía no es sólo el sol sino también la actividad humana
  • Seleccion artificial
  • Falta de autorregulación
  • Las agrocenosis son sistemas inestables y solo pueden existir con el apoyo de una persona

Los sistemas urbanos son sistemas artificiales resultantes del desarrollo de las ciudades, y que representan el centro de atención de la población, los edificios residenciales, las instalaciones industriales y domésticas. Estos incluyen áreas industriales, áreas residenciales, áreas de ocio, sistemas de transporte e instalaciones. La existencia de ecosistemas urbanos se sustenta en los agroecosistemas y la energía de los combustibles fósiles y la industria nuclear.

Las principales diferencias entre la ciudad y los ecosistemas naturales son:

  1. Metabolismo más intenso por unidad de superficie, para lo cual no se utiliza la energía solar, sino la energía de los materiales combustibles y la electricidad.
  2. Migración más activa de sustancias, lo que implica el movimiento de metales, plásticos, etc.
  3. Un mayor flujo de residuos, muchos de los cuales son más tóxicos que las materias primas de las que se derivan.

Por Lucia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.