Saltar al contenido

¿Cómo frenar la caída del cabello?

La belleza o el atractivo dependen de unos factores en conjunto. Uno de los componentes, que por sí solos deciden en el atractivo de la mujer o el hombre su aspecto pulcro o cuidadoso, es una cabellera sana y presentable. El aspecto en que es presentado el cabello es un mensaje acerca de nuestra personalidad. Su función natural es proteger la cabeza contra el frio y el calor, actuando como aislante y acondicionador térmico; pero se ha transformado en expresión de la apariencia personal y motivo de preocupación para algunos, que se ven afectados por su caída abundante y recurrente, originando un déficit importante, y obligando a cambiar el estilo del peinado o a usar accesorios como sombreros o pañoletas para ocultarlo.

Naturaleza del cabello

El cabello, genéticamente, cumple varios ciclos (28 aproximadamente), cada 4 años. En un ciclo el cabello nace, se desarrolla y muere. Cada ciclo consta de tres fases en que el pelo crece, descansa y se prepara para su caída. Cada folículo piloso tiene su propio ciclo independiente con respecto a los otros. Lo que quiere decir que, en este proceso fisiológico, tenemos pelos en distintas fases en el cuero cabelludo. Se van renovando a diario, es una buena señal, ya que el pelo nuevo ejerce presión para que caiga el viejo. Es un proceso normal, solo debemos preocuparnos si notamos menos pelos cuando lo tomamos con ambas manos o detectamos áreas más claras o despejadas en la cabeza.

Causas por las que se cae el pelo

  • El envejecimiento del organismo
  • Desbalances hormonales, y pérdidas o aumentos de peso repentinos.
  • Infecciones por hongos en el cuero cabelludo
  • Ciertas enfermedades crónicas como: el lupus, el hipertiroidismo o la sífilis.
  • Insuficiencias severas de zinc, hierro o biotinas.
  • Efectos secundarios de medicamentos o tratamientos médicos con sustancias químicas fuertes.

¿Cómo detener la caída del cabello?

Si la caída del pelo es muy significativa, debemos acudir a un médico especialista (dermatólogo) que, a través de pruebas específicas, puede diagnosticar alguna afección o trastorno que requiera un tratamiento clínico en la persona. Sin embargo, existen remedios naturales que pueden ayudar a detener la caída del cabello. Algunos son:

  • Té verde, que posee antioxidantes que ayudan al crecimiento y a fortalecer el cabello para que no se caiga con facilidad. Se prepara una taza de té verde como infusión, sin azúcar. Dejamos enfriar y lo aplicamos como un tónico sobre el cabello, lo dejamos y repetimos la acción 2 veces por semana.
  • Aceite de oliva, aplicando unas gotas en el cabello y luego dar un suave masaje durante 15 minutos, cada dos días. El resultado será una cabellera más fuerte y brillante.
  • Aceite de almendras, colocando unas gotas del aceite en el cuero cabelludo, dando masajes enjuagando después de 5 horas.
  • Cebolla que es un vegetal muy importante por sus cualidades curativas, ayuda a promover la circulación de la sangre en los folículos pilosos. Extraemos su jugo y lo aplicamos en el cuero cabelludo, dejando que haga efecto por 30 minutos. Luego lavamos el cabello. Se puede repetir la acción 2 veces a la semana por 3 meses.
  • Los masajes, son muy convenientes haciéndolos diariamente por 5 minutos, ya que revitalizan considerablemente el cuero cabelludo, activando la circulación sanguínea. La fricción debe darse con la yema de los dedos, apretando un poco, de forma que se note como la piel resbala sobre los huesos del cráneo. Se debe comenzar por la parte delantera, e ir bajando lentamente hasta el cuello, por la parte central y después se friccionará los laterales.

La pérdida repentina del cabello puede indicar una enfermedad, pasajera como el estrés o crónica como el lupus. Es por esto que, ante la magnitud de cualquier anomalía es prudente visitar al médico.