La pandemia ha traído muchos cambios en la cotidianidad de las personas, sobretodo en las que continuamente se la mantienen haciendo ejercicios para tener una vida saludable.

Estos cambios a los que nos ha obligado la cuarentena han hecho que muchas personas no puedan realizar ejercicios, incidiendo en un descenso en el desenvolvimiento cardiovascular al que estaban acostumbrados. 

Desadaptación cardiovascular

Según palabras del doctor Domingo Pascual Figal, perteneciente al Grupo de Trabajo de Cardiología del Deporte para la Sociedad Española de Cardiología (SEC), al momento de no hacer más ejercicio surge una especie de desadaptación a nivel cardíaco y vascular, siendo algo que conlleva a un incremento del ritmo de latidos del corazón y a su vez de la presión arterial. 

Dichos problemas generan problemas en varios órganos, más que todo a nivel osteomuscular, lo que hace que el sistema cardiovascular sea sometido a un mayor esfuerzo al momento de realizar un entrenamiento al que estaban acostumbradas las personas antes del confinamiento. 

Una de las vías para poder acabar con esta problemática es volver a una rutina de ejercicios más baja, por lo que en caso de salir a caminar es fundamental hacerlo de manera moderada en espacios más reducidos a los que se estaba acostumbrado antes de la pandemia, ya que eso redundará en que el cuerpo no se someta a un estrés fisiológico. 

Un problema común que ha ocurrido con mucha gente en esta pandemia y su consiguiente confinamiento es que, al momento que un sistema cardiovascular desadaptado se tropiece con una actividad física intensa, la respuesta del mismo será intensa de por sí, lo que conlleva a una subida brusca de las catecolaminas, la adrenalina y la noradrenalina. Esto incide directamente en el aumento de las pulsaciones y presión arterial.

Dichos problemas pueden generar una cardiopatía, ya que se pueden romper las placas de ateroma en las arterias coronarias, comenta Figal. 

Más afecciones

Otras afecciones que generan el realizar ejercicios de forma descontrolada luego de salir del confinamiento y de una pausa larga de inactividad son la disnea o la angina de pecho, los cuales pueden aparecer al momento justo de entrenarse.

Varias de las recomendaciones que se dan para volver a la capacidad física que una persona tenía antes de la cuarentena es manejar dos conceptos importantes: duración e intensidad en la actividad física. 

Otro punto importante es que la persona que vaya a retomar ejercicios sepa cómo era su circuito de entrenamiento antes que apareciera en el mundo el Covid-19, debido a que no es igual la falta de adaptación de una persona que antes entrenaba diariamente, que otra que lo hacía tres días a la semana. 

Ejercicios prácticos

Al respecto, Figal indica que si antes una persona salían a caminar o correr tres o cuatro días a la semana, en este momento se puede salir a caminar diariamente de forma más moderada y con menor intensidad, sobretodo en las fases iniciales. 

Un punto clave es que siempre hay que tener puesta la mascarilla al momento de realizar actividades físicas y saber que la oxigenación no es la misma, por lo que hay que regular también la intensidad de los entrenamientos. 

En lo que respecta a las actividades que se deben realizar con mayor cotidianidad para evitar el padecimiento de afectaciones en el corazón, están el subir escaleras, caminar, montar bicicleta, bailar, nadar, así como rutinas de fortalecimiento y estiramiento para aumentar la fuerza y flexibilidad en el cuerpo. 

En el caso de ejercicios de fortaleza, poniendo como ejemplo las flexiones, se puede iniciar con  20 al día, es importante ralentizar el movimiento cuando baja el cuerpo y contar hasta cuatro segundos cuando se llegue arriba. 

Por otra parte, el practicar unos 40 minutos de actividades aeróbicas moderadas tres o cuatro veces por semana incrementan la resistencia, mientras que realizar estiramientos dos veces a la semana generan más articulación en los músculos y mejoran la salud corporal de forma sostenida. 

Finalizando, es importante tomar en consideración los riesgos que generan la pandemia del coronavirus para las personas que salgan a entrenar y por ende se recomienda que se respeten todas las medidas de bioseguridad sanitarias, y de esta manera se logrará mantener una vida de calidad y evitar posibles cardiopatías futuras.

Por Lucia

Un comentario en «Vuelta a la actividad física: más volumen y menos intensidad para evitar cardiopatías»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *