Saltar al contenido

Cómo hacer tu propia bruma facial

La bruma facial o también conocida como facial mist ha sido uno de los productos más usados y sencillos de crear en estos últimos años, ya que contiene ingredientes en su mayoría 100 por ciento naturales, es fácil de llevar y aplicar, teniendo el plus de poder usarlo en cualquier lugar y sobre el maquillaje, haciendo las veces de líquido fijador.

En un artículo anterior les describimos que es la bruma facial, su uso y beneficios para piel, en particular el cutis, pero este post te diremos cómo puedes crearla y adaptarla según las necesidades que presente tu cara.

Cómo crear tu propia versión de bruma refrescante

  1. Manzanilla: para calmar y desinflamar.

Ideal si acabas de realizarte una limpieza facial y algún tratamiento en la cara que haya provocado alguna hinchazón o inflamación leve, esparcir unas gotas de manzanilla, te hará muy bien.

Hierve con una taza de agua un puñado de manzanilla por 10 minutos. Una vez transcurrido el tiempo, apaga y retira del fuego hasta que se enfríe. Este líquido lo cuelas y lo viertes en una botella de plástico desinfectada que tenga tapa en formato de aerosol, luego refrigera, sin congelar, durante la noche. Al siguiente día podrás empezar a usar tu nueva bruma facial.

  1. Pepino: recomendada para pieles con acné, ya que sirve de astringente. También desinflama y calma la piel enrojecida o irritada.

Vas a mezclar medio litro de agua filtrada, uno trozos de pepino sin piel y una cucharada de gel de aloe vera. Bate en una licuadora por 10 segundos y traspasa a una botella. Luego lo colocas en la nevera para que se enfríe.

  1. Té verde: contiene propiedades antioxidantes y disminuye manchas por sol o embarazo.

Hierve las compresas de té verde o si consigues las hojas ya disecadas o al natural, mucho mejor. Luego dejas reposar el líquido por media ahora. Una vez esté fría, agrega tres gotas de aceite de árbol de té, esto si quieres potencializar más la bruma. Traspasa a una botella, cierra y guarda en el refrigerador.

  1. Lavanda: La bruma con lavanda sirve para Ilumina, calmar y tiene poder astringente.

Vierte en medio litro de agua, cienco gotas de aceite de lavanda, revuelve y conserva la mezcla en una botella. Si deseas lo puede refrigerar.

  1. Aloe vera: Hidratará y aliviará la piel irritada.

Haz una combinación de aloe vera, con dos cucharadas de manzanilla, una de glicerina vegetal y agua. Agitas fuertemente y viertes el líquido en una botella que vas a reservar en el refrigerador.

Estas fórmulas son recomendadas si tu piel suele ponerse muy roja durante el día. Es importante que siempre mantengas el líquido refrigerado, ya que el frio va proporcionar el toque de frescura y tonicidad que la piel necesita diariamente.

Lo mejor de esto es que puedes hacer tu bruma de acuerdo a la necesidad diaria de la piel, sin embargo, es una opción orgánica que te recomendamos, ya que en el mercado muchas marcas ya han posicionado la suya, algunas con componentes de moda como el ácido hialurónico que aporta muchísimos beneficios a la piel para rejuvenecerla y mantenerla firme.

Pero sin olvidar los tiempos en los que vivimos también hay brumas faciales que no van a manchar tu tapabocas y te van a proteger del sol.

Existen en el mercado varias marcas que han apostado por este formato, que consta de un líquido transparente, no pegajoso, ni grasoso que protege la piel, incluso maquillada, de los efectos de los rayos solares en la piel. Incluso puede ser usada también en cuello, escote y brazos.